Injusticia en el Caso «Culebras»

RUEDA DE PRENSA. VIERNES, 25 DE NOVIEMBRE A LAS 12:00 HORAS EN EL BAHÍA DE VIGO

Una de las personas inicialmente imputadas en el proceso del Caso Culebras, y finalmente condenada, es su sobrina Paula Fernanda Muñoz Domínguez. Se la consideró autora responsable de un delito de blanqueo de capitales, previsto y penado en el art. 301,1º-2º-5º del Código Penal, y fue sentenciada a la pena de cuatro años de prisión con inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo que dure la condena y multa de 356.000€ con responsabilidad personal subsidiaria de 6 meses de prisión en caso de impago.

Se la ha condenado sin pruebas, pues para considerar un hecho probado ha de haber un dónde, un cómo y un cuándo. En este caso, no hay ni un lugar, ni un motivo ni una fecha en la que Paula aparezca recibiendo dinero de ninguno de los condenados, ni en reuniones, ni conversaciones telefónicas en relación a los hechos que consideran probados.

Paula siempre ha llevado una vida más bien al margen del Culebras y su familia. Empezó a trabajar joven, mientras estudiaba su carrera y jamás ha participado en ninguno de los negocios de su tío. Y ahora está a punto de pasar sus próximos años en prisión por un delito que no ha cometido.

Este proceso, entre otros, ha hecho merecedor al fiscal antidroga haber recibido la Nécora de Oro, galardón que se entrega a aquellas entidades o personas que, de forma directa o indirecta, han contribuido en la lucha contra el tráfico de drogas. Pues bien, no cabe duda de que habrá hecho su trabajo pero no siempre su labor ha estado amparada por la justicia. Al menos en esta ocasión se ha llevado por delante la vida de una persona por el mero hecho de ser su sobrina, sin haber habido ninguna prueba, e incluso habiendo testificado en el juicio los agentes encargados de la investigación que “Paula no es testaferro de su tío”. Y en el juicio, a preguntas del abogado de Paula, reconocen no saber quién es. Nada hay, por tanto, que la relacione en este asunto.

Paula se enfrenta a una situación tan desesperada como injusta pues ha sido condenada sin prueba alguna y sin jamás haber cometido ni uno de los hechos por los que fue imputada, hechos que posteriormente consideran probados y, finalmente, por los que ha sido condenada.

Paula Muñoz es una conocida terapeuta, pionera en esta ciudad en temas de educación basados en Inteligencia Emocional. Es una persona que no ha parado de estudiar, y cuya labor la ha hecho ganarse el cariño de muchísimas personas de esta ciudad, y de fuera, que han confiado en ella para resolver problemas y dificultades tanto de familia, como de niños y adultos. También por su manera de ser tiene ganado el afecto y la amistad de muchas personas que han mostrado su apoyo con la firma de su petición en change.org.

Para más información podéis contactar con Paula Muñoz al teléfono 610.718.111

Enlaces a las noticias publicadas en los medios de comunicación:

· XornalGalicia.com [link]

· Vigoe.es [link]

· Atlantico Diario [link]

· El Correo Gallego [link]

· Faro de Vigo [link]

Desestimada la Solicitud de Suspensión del Ingreso en Prisión

Como muchos de vosotros ya sabéis, el 7 de noviembre de 2016 se solicitó la suspensión de la ejecución de la pena privativa de libertad hasta la resolución del Recurso de Amparo interpuesto ante el Tribunal Constitucional, pues el día 02 de noviembre había recibido la ejecutoria de ingreso en prisión con un plazo de 3 días para acudir voluntariamente al Centro Penitenciario de A Lama, plazo tras el cual sería puesta en busca y captura.

El argumento principal de la solicitud de suspensión se basa en que de no acordarse la suspensión de la pena, dado el largo espacio de tiempo que tarda en tramitarse el Recurso de Amparo solicitado, de ser estimado, devendría la misma inútil, pues la pena ya estaría cumplida.

A esto es preciso añadir que el ingreso en prisión anterior a la posterior absolución del Tribunal Constitucional, supondría un atentado contra un derecho fundamental recogido en la Constitución Española, Artículo 17. 1 “Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad. Nadie puede ser privado de su libertad, sino con la observancia de lo establecido en este artículo y en los casos y en la forma previstos en la ley”.

Ayer, 21 de noviembre de 2016 supe que la Sección 5ª de la Audiencia Provincial de Pontevedra en Vigo desestimó la suspensión notificando textualmente pone «LA SALA ACUERDA: NO HA LUGAR a la concesión al condenado PAULA FERNANDA MUÑOZ DOMÍNGUEZ, de los beneficios de la suspensión de la ejecución de la pena privativa de libertad impuesta en esta ejecutoria, en tanto en cuanto, se resuelva el recurso de amparo interpuesto. Estese a lo ya acordado respecto del requerimiento efectuado para su ingreso».

Con lo cual, de no ser estimado el Recurso de Súplica presentado ayer día 21 de noviembre de 2016, volvería a ver vulnerados mis derechos fundamentales, en su momento el de la Presunción de Inocencia, y ahora el de la Libertad.

¿Hasta cuándo va a durar esto? Dígamelo Usted, Sr. Fiscal que actúa como un acérrimo opositor a los derechos fundamentales que recoge nuestra Constitución.

Recuerdo a todos:

  • Que he sido condenada en sentencia del día 27 de febrero de 2015, por la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra en Vigo como autora responsable de un delito de blanqueo de capitales, previsto y penado en el art. 301,1º-2º-5º del Código Penal, a la pena de cuatro años de prisión con inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo que dure la condena y multa de 356.000€ con responsabilidad personal subsidiaria de 6 meses de prisión en caso de impago.
  • Que la Sala Segunda del Tribunal Supremo dictó Sentencia el día 22 de julio de 2016, declarando no haber lugar al recurso de casación interpuesto, confirmando la Sentencia de la Audiencia Provincial. 

Y que todo esto se ha producido con una flagrante violación de derechos fundamentales en todo lo concerniente a este proceso, lo cual ha dimanado en una situación de abuso, desamparo e injusticia por parte de los integrantes del poder judicial (Jueces y Magistrados) quienes se suponen “independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la ley” tal y como marca la Constitución Española.

A ti te doy gracias por llegar hasta aquí, por hacerte eco de esta injusticia que pretende arrasar con la vida de una persona inocente. Sigo confiando en que entre todos, y con todos, seguro que conseguiremos que, por fin, se haga Justicia.

Y si queréis mostrar vuestro apoyo, podéis firmar en change.org. Tenéis el link arriba, a vuestra derecha. Gracias 🙂

Suspendido, hasta nuevo aviso, el Ingreso en Prisión.

Estimados amigos míos,

Y digo bien diciendo amigos pues amistad y consideración es lo que demostráis con vuestro apoyo, vuestra fe en mí y vuestros ánimos.

Como todos sabéis, tenía como fecha máxima de ingreso en el Centro Penitenciario de A Lama, el miércoles 09 de noviembre de 2016.

Tras la presentación de la suspensión por mi abogado, y hasta que no llegue una denegación expresa, sigo en libertad.

Este hecho es para mí, y para todos, un nuevo paso adelante que hoy soy feliz compartiendo con vosotros.

No vamos a parar aquí pues éste es un sólo paso más; seguimos reclamando a la Sala Primera del Tribunal Constitucional la admisión de mi Recurso de Amparo y un procedimiento riguroso que garantice una resolución justa, que clarifique lo que la Sección 5ª de la Audiencia Provincial de Pontevedra en Vigo, y la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo han emborronado de injusticia.

Muchísimas gracias por tu ayuda y tu apoyo, con vuestras firmas y las de muchos otros, lo vamos a conseguir. Se hará justicia.

Besos y abrazos de vuestra amiga, ya incondicional.

Paula Muñoz

Mi vida… ahora

Tengo 42 años y desde hace más de 8 años y 8 meses estoy viviendo una situación tan injusta como difícil por causas ajenas a mí, a mi manera de ser, a mi manera de vivir y a mi forma de funcionar en el mundo.

¿Pero qué pasa? Supongo que te preguntarás esto ahora mismo, y quiero responderte…

Me han condenado a 4 años de prisión y multa de 356.000,00€ con responsabilidad personal subsidiaria de 6 meses de prisión en caso de impago porque me consideran “(…) autora de responsable de un delito de blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico (…)”.

Sí, suena duro, y a la vez, incluso rimbombante, pero es la cruda realidad a la que me enfrento sin jamás haber cometido ni uno de los hechos por los que me imputan, posteriormente consideran probados y, finalmente, por los que me condenan.

Antes de hacer pública esta situación me lo he pensado mucho, no porque yo haya tenido algo que ver sino porque el simple hecho de pronunciarlo impone un poquito. Me lo pensé porque decir esto “en voz alta” es hacer público algo que, independientemente de mí, da que pensar.

No es que haya querido mantenerlo oculto, es que sé que es tremendamente difícil creer que una persona sea condenada si es inocente, y sobre todo en un caso tan peliagudo como este.

Hoy empieza una etapa en mi vida en la que, sinceramente, quiero que, cuantas más personas mejor, sepan la injusticia a la que yo, al igual que otras muchas personas, nos enfrentamos cada día. Porque la Justicia, no siempre es tal Justicia, ni es igual para todos. Ya se ha llevado, se lleva y se seguirá llevando por delante (si todo sigue igual) la vida de muchas personas inocentes que cansadas de luchar, se encuentran con un monstruo que, jugando sucio, acaba con ellas.

No quiero entrar ya en valoraciones de inocencia o culpabilidad, lo que busco es que se sepa que la Justicia Española cuenta con unas leyes que estipulan qué es o no delito, qué es un hecho probado, qué requisitos son necesarios para un juicio justo y una condena adecuada o proporcional… siempre bajo el amparo de las garantías que fija la Constitución Española, que es una, e igual, (se supone) para todos y cada uno de nosotros, incluidos tú y yo; y sin embargo, en muchas ocasiones los derechos constitucionales son ignorados por Jueces y Magistrados.

Y ésta es la cuestión, la violación de derechos fundamentales en todo lo concerniente a este proceso, lo cual ha dimanado en una situación de abuso, desamparo e injusticia por parte de los integrantes del poder judicial (Jueces y Magistrados) quienes se suponen «independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la ley» tal y como marca la Constitución Española.

En resumidas cuentas, en estos últimos años he tenido que soportar la injusticia de la Justicia Española, por el simple hecho de ser la sobrina de quien soy, independientemente de mi relación familiar, y sin tener en cuenta quién soy yo en verdad, y cuáles son los hechos reales.

Si has llegado hasta aquí, quiero darte las gracias por haberte hecho eco de mi dura situación.